14 de Diciembre de 2017 | Lenguaje:
Pterigion

¿Se le irrita el ojo, siente ardor, sensación de arenilla o de cuerpo extraño y al mirarse al espejo nota una carnosidad que le afea su estética?.
Ud. es portador de Pterigión o Carnosidad muy frecuente en países tropicales y subtropicales.

PterigionEl Ptergión, también conocido como "carnosidad", es el crecimiento anormal del tejido conjuntival que invade la córnea, provocando molestias importantes como ardor, irritación, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño y un mal aspecto esté tico.

El Pterigión se presenta cuando existen factores genéticos predisponentes, y existe una exposición continua a los rayos ultravioleta de la luz solar.



El único tratamiento para su extirpación es el quirúrgico, sin embargo es importante hacer notar que existe un alto porcentaje de recurrencia. La técnica quirúrgica consiste en disecar con un bisturí el tejido invasor, cortando posteriormente el tejido alterado y suturando los bordes sanos. Cuando es muy grande, es necesario realizar un injerto para sustituir el tejido extirpado. La conjuntiva es una membrana mucosa delgada transparente que recubre el dorso del párpado y el globo ocular y se dispone sobre la esclerótica hacia la córnea. La córnea es la ventana clara del ojo que permite que la luz entre. Debido a que la córnea es transparente, lo que se ve cuando se mira esta es el iris que está detrás (la membrana pigmentada del ojo) y la pupila.

La conjuntiva normalmente se extiende desde el dorso del párpado por toda la superficie de la esclerótica hasta el borde de la córnea. El pterigión se produce cuando comienza a registrarse un crecimiento carnoso de la conjuntiva sobre la córnea.

¿Cuál es la causa de un Pterigión?

La causa exacta del pterigión no se entiende totalmente. Sin embargo, la exposición prolongada a los rayos ultravioleta y la irritación crónica producto de las condiciones climáticas de sequedad parece contribuir a su desarrollo. El pterigión se da más a menudo en gente que pasa mucho tiempo al aire libre, y registran exposición frecuente al viento, polvo o a las condiciones climáticas adversas. Además, el pterigión tienen una probabilidad de desarrollarse tres veces más entre los hombres que entre las mujeres.

Los síntomas del pterigión generalmente no son serios, pero pueden incluir visión borrosa e irritación en el ojo. Los pacientes a menudo se quejan de picazón, ardor y deseos de rascarse. Durante los períodos de crecimiento, el pterigión está hinchado y registra un color rojo. El pterigión tiende a avanzar lentamente y, en muchos pacientes, se estabiliza sin ocasionar problemas. Sin embargo, si el pterigión crece sobre el centro de la córnea, se da pérdida de la visión.

¿Qué es una pingüécula?

PterigionUna pingüécula es una masa sobreelevada de la conjuntiva en cualquiera de los lados del ojo. Tiene la apariencia de un bulto amarillento o blanco de material benigno tal como lípido o tejido degenerado. A diferencia del pterigión, una pingüécula nunca crece sobre la córnea y está separada de esta por tejido normal.

¿Cuál es la causa de una pingüécula?

A semejanza de el pterigión, las pingüéculas son ocasionadas generalmente por la sequedad del clima y la exposición al medio ambiente. Ocurren con mucha más frecuencia en los climas cálidos, polvosos y secos. La gente que trabaja o pasa mucho tiempo al aire libre, es más propensa a esta condición.

¿Cuáles son los síntomas de la pingüécula?

En la mayor parte de la gente, la pingüécula no tiene síntomas. Sin embargo, en algunos casos puede haber ardor o escozor en los ojos. Ocasionalmente, una pingüécula puede enrojecerse e irritarse por causa del humo, del polvo o del viento. Aunque la apariencia del ojo puede ser desagradable, la pingüécula no interfiere con la visión.

¿Cómo se trata un pterigión?

No es necesario tratar el pterigión si no ocasiona síntomas notables. Si el pterigión se pone rojo y se irrita, se deben usar gotas oculares o ungüentos para reducir la inflamación y aliviar la sequedad. Si compromete la buena visión, el pterigión puede ser extraído quirúrgicamente. La cirugía también se puede realizar por razones cosméticas. Sin embargo, los pterigiones tienen una tendencia a volver, especialmente en la gente más joven. Además, los síntomas de sequedad e irritación a menudo persisten luego de la extracción. Se pueden utilizar medicamentos o colocar injertos propios o externos durante la cirugía para prevenir las recurrencias.

¿Cómo se trata una pingüécula?

En la mayor parte de los casos, no es necesario tratar una pingüécula. Si la pingüécula se inflama, se utilizan gotas para quitar el enrojecimiento y la irritación. Si bien raramente se necesita la extracción quirúrgica de la pingüécula, puede que se haga por razones cosméticas. Sin embargo, tal como el pterigión, la pingüécula vuelve frecuentemente después de la extracción.