18 de Octubre de 2017 | Lenguaje:
Glaucoma

Es una enfermedad generalmente crónica y propia de pacientes mayores de 50 años y es una de las principales causas de ceguera. Consiste en un aumento de la presión interna del globo ocular con daño a las fibras nerviosas de la retina.

En nuestros ojos las imágenes son percibidas por la retina y llevadas al cerebro por una especie de cable eléctrico que es el nervio óptico. Este nervio tiene millones de “alambres” o fibras nerviosas, cada una responsable de una zona determinada de la retina.

En sus inicios, el glaucoma daña las fibras responsables de la visión más lateral, y el paciente no nota el daño.

Sólo cuando la afectación del nervio es avanzada hay evidente disminución de visión, y si se destruye todo el nervio se llega a la ceguera total. De ahí la importancia de un diagnóstico oportuno.

En la imagen de arriba del lado izquierdo tenemos el nervio óptico normal, y del lado derecho el nervio óptico dañado.

¿Por que sube la presión del ojo?

El ojo humano contiene un líquido llamado acuoso que continuamente se produce, efectúa sus funciones y sale del ojo. Puede compararse a un lavabo donde la llave y el drenaje están continuamente abiertos. Si el drenaje se tapa el agua se acumula. En el ojo, si la zona de salida o drenaje acuoso se tapa, la presión del globo sube y daña el nervio óptico.

Síntomas:

- Visión de moscas volantes o centellantes.
- Pérdida de visión lateral o periférica.
- Dolor en el ojo.
- Cefalea (Dolor de cabeza).
- Visión borrosa.
- Visión de halos tipo arco iris.
- Nauseas y vómitos.
- Ceguera.

Según la causa del bloqueo del drenaje hay 4 formas de Glaucoma:

Glaucoma crónico simple: Con la edad se acumulan depósitos en la zona de drenaje y la vuelven estrecha. Es un proceso lento y la presión sube poco a poco, dañando las fibras ópticas sin que el paciente lo perciba pues generalmente no hay síntomas. Algunas personas sí tienen molestias vagas y esto es señal de que se requiere un examen completo de los ojos.

El diagnóstico sólo lo puede hacer un médico oftalmólogo, y a partir de los 40 años el examen de la vista debe incluir siempre la medida de la presión y la valoración del fondo del ojo, es decir, la retina y el nervio óptico.

Glaucoma congénito: Es posible que la zona de drenaje no haya sido desarrollada al nacer. Como en el infante el ojo es muy elástico, la presión elevada causa aumento de tamaño del mismo. Este signo, junto con excesiva sensibilidad del niño a la luz y lagrimeo constante son datos que obligan a un examen por el oftalmólogo.

Glaucoma agudo: El iris, que es la parte de color del ojo, es una membrana delgada que en ciertas condiciones puede ser empujada hacia la zona de drenaje y bloquearla por completo. La presión sube en forma brusca, hay visión borrosa, dolor severo y halos de colores en las luces, además de náuseas y vómito. Un cuadro así requiere de atención inmediata pues en uno o dos dí as se llega a la ceguera total. Las personas de 50 años en adelante y con hipermetropía están más expuestas a este tipo de glaucoma, y el examen periódico es aún más importante.

Glaucoma secundario: Hemorragias, tumores, uso indiscriminado de cortisona o inflamación interna del ojo pueden también ocasionar obstrucción de la salida del acuoso.

Diagnostico y tratamiento

El oftalmólogo mide la presión ocular, efectúa un examen del campo visual y valora el estado del nervio óptico. Estos tres elementos son indispensables para un diagnóstico adecuado.

El tratamiento en la mayoría de los casos es con medicamentos en forma de gotas y ocasionalmente en forma oral. En un porcentaje bajo de pacientes es necesaria la cirugía o la aplicación de láser, sobre todo cuando se diagnostica un cuadro adecuado ya avanzado o la persona no se aplica adecuadamente los medicamentos.

Recuerde

-El glaucoma muchas veces no da síntomas o da molestias vagas. Es importante prevenirlo.

-A partir de los 40 años, en el examen de la vista debe medirse la presión ocular.

-La cortisona sólo debe usarse bajo vigilancia médica.

-Si usted padecido o padece enfermedades Cardiovasculares (Hipertensión), es diabético o tiene historia familiar de glaucoma debe ser revisado periódicamente.

-Si usa medicamentos para glaucoma debe ser puntual y constante en su aplicación.